Ingresar Alta nuevo usuario
Lunes 18 de marzo de 2019

XIV JORNADA INTERNACIONAL

"Cambios cerebrales en la pérdida auditiva"
El pasado 7 de septiembre tuvo lugar la XIV Jornada Internacional de ASARA. El tema
desarrollado fue “Cambios cerebrales en la pérdida auditiva“, a cargo de Anu Sharma,
profesora del Departamento de ciencias del lenguaje, habla y audición en el Centro de
Neurociencias Cognitivas de la Universidad de Colorado, Estados Unidos.
En un primer momento se abordaron conceptos de neuroplasticidad de la corteza
cerebral auditiva en el niño y los efectos de la deprivación del input auditivo descriptos
como reorganización cortical de modalidad cruzada, en la cual áreas corticales
destinadas a procesar información auditiva son invadidas por procesamiento de
información visual y somatosensorial.

Esto puede revertirse si se le brinda al niño un equipamiento adecuado y oportuno,
siendo los 3 años y medio, la edad límite para obtener una restauración de la actividad
cortical auditiva para el procesamiento del habla. Pasada esa edad podemos habilitar
auditivamente, pero el reconocimiento del habla va a estar comprometido por la
imposibilidad de reacomodar la actividad cortical por haber finalizado el periodo de
fuerte sinaptogénesis.

Y en cuanto a los adultos, también se puede objetivar el impacto a nivel de áreas
auditivas corticales en una hipoacusia mínima en 25-30dB, en la cual se genera una
similar reorganización cortical de modalidad cruzada, con activación de áreas frontales
y disminución de materia gris, impactando en el procesamiento auditivo del habla, lo
cual compromete y sobrecarga la reserva cognitiva. Esto puede ser revertido con 3
meses de uso de un equipamiento auditivo oportuno y adecuado, con un mínimo de 6
horas de uso y recibiendo terapia auditiva.

El CAEP (potencial evocado auditivo cortical) puede ser utilizado como un biomarcador
de la actividad de las áreas auditivas corticales y colaborar en las indicaciones de
equipamiento auditivo, por ejemplo, en los casos de desorden del espectro de la
neuropatía auditiva (ANSD). Este potencial cortical puede colaborar y orientar sobre
los posibles beneficios de una u otra intervención auditiva.
Una vez más se resalta la emergencia neurológica de la intervención que genera una
hipoacusia, tanto en niños como en adultos, para minimizar comorbilidades y mejorar
la calidad de vida.